Menu

ARMAS QUÍMICAS: ¿ÚTILES PARA LA GUERRA?

Un soldado sirio apuntando un AK-47mientras usa una máscara. Un soldado sirio apuntando un AK-47mientras usa una máscara.

La guerra química es bastante rara. Cuando el gobierno sirio lanzó un ataque químico a Ghouta el mes pasado, fue el primer uso registrado de guerra química en un cuarto de siglo.

La vez anterior fue el bombardeo de Halabja por Sadam Husein en 1988, en el que murieron cerca de cinco mil personas. Antes de eso, las armas químicas se usaron en la guerra de Irak, la guerra civil de Yemen y la primera y segunda guerras mundiales.

Sin embargo, su despliegue en Siria no fue una gran sorpresa. El país destruido por la guerra civil es uno de los siete países que todavía se niegan a firmar la Convención sobre Armas Químicas, que prohíbe la producción, el almacenamiento y el uso de armas químicas. Y mientras todos los demás se estaban deshaciendo de sus reservas, ya que las vieron como una amenaza, Asad y su régimen se mantenían ocupados almacenando precursores químicos y la construcción deuno de los arsenales de armas químicas más grandes del mundo.

Uno de los principales problemas con las armas químicas es que —en términos relativos— son muy fáciles de hacer. El gas mostaza y el cloro probablemente podrían ser creados por algunos de los estudiantes más atentos de Walter White, e incluso los ingredientes para el sarín no son demasiado difíciles de obtener. Casi cualquier país con un laboratorio y un químico puede hacer todos los gases tóxicos y agentes nerviosos que quieran. Por lo tanto, teniendo en cuenta el número de personas vilmente inmorales, sinvergüenzas y malditas, ¿por qué ya no se usan las armas químicas?

La respuesta es que, en la actualidad, no es un medio particularmente eficaz para matar gente. La guerra química por primera vez ocurrió en la primera guerra mundial, en muchos sentidos ese fue el lugar ideal para que prosperara. La tecnología de la muerte fue mejorando rápidamente también, gas de cloro fue superado rápidamente por fosgeno y gas mostaza después, cada uno horrible en su propia manera especial. El cloro hace reacción con el agua en los pulmones para formar ácido clorhídrico, mientras que el gas mostaza daña membranas e inflige quemaduras químicas en la piel. Los avances en la química fueron emparejados por las mejoras en balística y vuelos, permitiendo municiones químicas desplegadas por primera vez con precisión. Las armas químicas tenían el potencial de cambiar la forma del campo de batalla, expulsando al enemigo de varias zonas.

Esa era la teoría, y en la batalla de Loos, en septiembre de 1915, los británicos lo probaron por primera vez. Bajo el mando del general Sir Douglas Haig, 5500 cilindros que sostienen 150 toneladas de cloro se desplegaron frente a la línea del frente británico. Aparecieron las nubes de gas venenoso. El ataque tuvo un gran impacto, los alemanes no tenían experiencia real para defenderse de los ataques de gases y eso les preocupaba. Si los británicos hubieran mantenido suficientes hombres en reserva, podrían haber ganado territorio, asumiendo que esos hombres no estaban entre los que fueron gaseados, se consideró un éxito, más o menos.

La Batalla de Loos destacó una serie de problemas que aún existen en la actualidad, como Omar Lamrani en el think tank de Stratfor me explicó: "Las armas químicas son muy difíciles de utilizar con eficacia. Es necesario tener condiciones ideales y manejo perfecto para que las armas puedan infligir el daño máximo”. Incluso el más mínimo cambio en el viento, la humedad o la luz del día puede afectar enormemente su potencia. Algunas formas de gas mostaza se congelaron a 14C, y no estoy seguro si aplicar un glaseado decorativo a tus enemigos te llevará muy lejos en una guerra.

Instalar 5,500 cilindros de gas delante de la línea de fuego no es precisamente un juego de niños, o bien: "Los métodos de entrega perfectos son también difíciles de ejecutar", Lamrani me dijo, "teniendo en cuenta que el medio más común de entrega —artillería, cohetes, bombas, misiles— a menudo destruye un porcentaje significativo del agente químico. "Y si sus tropas están en el mismo campo de batalla, hay un riesgo real de exponerlos a ellos, también”.

Cuando Sadam Husein dejó caer las armas químicas en Halabja en 1988, tenía la ventaja de la fuerza aérea, pero aún así tomó horas de bombardeos para concentrar suficiente de gas en el suelo. Eso podría ser factible cuando se está bombardeando a los propios civiles, pero no es una buena estrategia contra cualquier país con armas antiaéreas decentes.

Luego, por supuesto, hay contramedidas. Las máscaras antigás de los civiles son en realidadbastante inútiles, pero los ejércitos modernos están relativamente bien equipados para hacer frente a los ataques químicos, y lo han estado haciendo desde la primera guerra mundial. El problema principal es la protección requerida —tanto para las personas apuntadas con las armas y las personas apuntando— que puede restringir severamente la movilidad y la conciencia de la situación. En palabras de la historia oficial británica de la primera guerra mundial, "se logró gasear, pero fue un éxito local, nada decisivo, sino que hizo la guerra algo incómodo, sin ningún propósito".

Así que ¿por qué los regímenes se molestan con eso? “Arsenales de armas químicas, tales como las de Siria, se adquieren principalmente con fines de dañar una fuerza externa", dice Lamrani. "A menudo actúan como el equivalente de un ‘salvador’. Dado el enorme potencial de daño colateral, a menudo un régimen recurre a esto en una situación desesperada, o en los casos en los que el territorio ha sido tomado por una fuerza opositora".

En otras palabras, las armas químicas son instrumentos de miedo. Cuando Sadam Husein bombardeó Halabja, su intención no era tomar la ciudad, sino vaciarla. Una vez que los residentes habían muerto o huido, la tierra fue arrasada y el suelo y las aguas subterráneas permanecieroncontaminadas durante años despuésDel mismo modo, el ataque de Asad en el suburbio damasceno de Ghouta no fue un golpe decisivo contra las fuerzas rebeldes, sino un acto de terror infringido en un suburbio rebelde por un gobernante desesperado y cobarde sintiendo su propia mortalidad.

"Las armas químicas son principalmente un arma psicológica", explica Lamrani. "Algunos de los agentes nerviosos no son visibles y no tienen un olor, por lo que —como se puede imaginar— se puede sentir bastante indefenso ante este tipo de armas". Sin embargo, los actos de terror siempre se usarán como una herramienta para controlar a la gente. "Ninguna población civil en general ha sido completamente pacificada a través del uso de las armas químicas”, me dijo Lamrani.

La ciudad de Halabja fue completamente destruida por las fuerzas de Sadam, pero —para el año siguiente— muchas chozas habían aparecido; "chozas con techos de lona". Pronto, las cabañas fueron remplazadas por estructuras más permanentes, y ahora miles de hogares están en el sitio de Halabja Taza, Nueva Halabja. La ciudad vive, mientras que Sadam está muerto y enterrado. Las probabilidades son que Ghouta sobrevivirá a Asad, también, otra prueba de la capacidad de recuperación de las personas y de la inutilidad de la guerra química.

Sigue a Martin en Twitter: @mjrobbins

VICE

4 comentarios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba